¡Quería dejarlo todo! Jaime Lorente, explicó que La Casa de Papel le generó “un estrés y ansiedad brutal.

Comenzó su carrera haciendo teatro y era feliz sobre las tablas, cuando de un momento a otro se sumergió en uno de los proyectos más grandes de Netflix y quedó destruido emocionalmente. Hoy, Jaime Lorente trabaja en pro de poner en el foco de atención la importancia de la salud mental y todo lo que dijo es importantísimo.

“Nadie me preguntaba cómo estaba”

Quería dejarlo todo Jaime Lorente, explicó que La Casa de Papel le generó un estrés y ansiedad brutal
Su personaje “Denver” es uno de los más queridos de la saga.

Jaime Lorente saltó al estrellato mundial al darle vida a Denver, en La Casa de Papel. La dulzura de su carácter y la fragilidad disfrazada de fuerza de su personaje, lo convirtieron rápidamente en uno de los favoritos. Lo que no podíamos imaginarnos, era que el actor pasó momentos muy difíciles después de la filmación.

“Mi relación con el trabajo siempre ha sido la vocación y el amor. Estaba feliz haciendo teatro y ganando justo para unas cervezas, pero de repente llego a Madrid, con 25 años, y mi segundo proyecto es la serie de Netflix, que revienta y soy una persona triste. Ahora que había conseguido lo que siempre pensé que quería me fui al pozo”, explicó en una entrevista.

Por un momento, sintió que dejó de ser Jaime Lorente, para convertirse en un personaje ficticio idolatrado por las masas: “Me pedían fotos, pero nadie me preguntaba cómo estaba. Yo no soy ‘La casa de papel’ no soy un personaje público tampoco, he hecho un personaje público”, recordó.

 La importancia de la terapia

Quería dejarlo todo Jaime Lorente, explicó que La Casa de Papel le generó un estrés y ansiedad brutal
El actor explicó que es my doloroso cuando los fans le pedían fotos sin siquiera preguntarle cómo estaba.

El síndrome del impostor comenzó a atacar al actor y su salud mental fue en declive: “Eran días de querer dejarme todo, pensaba que había luchado por un sueño que no era mío. Creía que no tenía derecho a conseguir lo que había conseguido. Tenía un estrés y una ansiedad brutal. […] El miedo a no sentirme querido, a fallar, ya lo tenía. ‘No soy lo suficiente’ es la frase que más me he repetido en mi vida”.

Completamente sumergido en sus propios pensamientos, Lorente decidió buscar ayuda y fue su experiencia con los psicólogos lo que le salvaron la vida: “Estaba haciendo algo por curarme. Es uno de los mayores gestos de amor propio que he tenido en mi vida. Ahora sigo teniendo ansiedad e inseguridad, pero la llevo mucho mejor”, explica.

Ahora, antes de hablar de sus éxitos en pantallas, Jaime Lorente tiene como propósito trabajar en pro de darle un foco de atención a la importancia de la salud mental: “Me siento tan orgulloso del trabajo que he hecho conmigo mismo, de normalizar el tema, de lo importante que es, que me parece normal estar aquí. No es de ser ningún héroe. Es casi bonito porque te prestas atención”, comentó.

Ver fuente